no es una marca cualquiera.. es la marca del terror…

Helena deberia cargar con aquella marca por el resto de su vida. Esa marca que estaba a la vista de todos, y que llevaba el nombre de miedo, violencia y terror.

ni la lluvia, ni el sol borrarian aquello que se lucia en su mejilla como un tatuaje, una mancha de nacimiento, una cicatris.

pero no solo eso era lo que perduraba de aquella noche no deseada para nadie, los recuerdos en su cabeza, las imagenes y los gritos la perturbaban tanto de noche, colandose en sus sueños, como tambien de dia, haciendose presentes de la nada, impidiendole que viviera con tranquilidad lo poco o mucho que le quedaba por vivir.

cada vez que golpeaban a su puerta ella comenzaba a temblar como un cachorro en medio de una tormenta. sus brazos y piernas se paralizaban y la voz se le amontonaba en su garganta, dejandola casi sin aire, hasta que tomaba valor y observaba que no era nadie peligroso y podia atenderlo.

Enrrique habia sido el amor de su vida, el dueño de sus sueños, el rey de su cuento de hadas; pero a la vez fue el ogro, el protagonista de sus pesadillas y el dolor y la tristeza en su interiro.

en su momento ella nunca hubiera sospechado de él, ni un segundo hubiera dudado, y jamas lo habria acusado. pero ahora estaba mas que arrepentida por haber sido tan ciega, por haber confiado tanto en un simple desconocido, pues lo que ella pudo conocer de él fue todo una mentira.

el que haya sido su mejor y unico amigo en el colegio, el que la haya ayudado con los estudios, el que la haya acompañado hasta su casa, el que haya recordado siempre su cumpleaños, solo fue parte de su plan maestro para atraerla hacia él, para que ella no se sintiera desprotegida y le confiara todo su ser.

dos años duro esta hermosa amistad, que para ella, que soñaba hasta con los ojos abiertos, pronto terminaria en un bello romanse donde ambos disfrutarian de sus companias tiempo completo, que vivirian juantos, y algun dia se casarian y formarian la familia ideal.

pero tan inocente fue que no pudo diferenciar lo bueno de lo malo, imnotizada ya con su dulzura no penso que a aquella noche nunca la olvidaria. 

al bajarse de su auto, luego de agradecerle el haberla llevado hasta su casa luego de estudiar toda la tarde en el parque, él la siguio hasta su puerta y le pidio si podia entrar un rato, y ayudarla con sus deberes domesticos. a ello nunca lo habia hecho, pero entre risas ella acepto y juntos traspasaron el umbral de la vivienda.

una vez adentro ella le ofrecio tomar un refresco, él muy atento lo acepto y se puso comodo en una de las sillas de la cocina mientras la veia balancearse para alcanzar los vasos que estaban sobre la repita superior. sin sacarle los ojos de encima, le pregunto si estaban solos, a lo que ella contesto que si, hasta que sus padres volvieran del trabajo.

en ese instante él se paro bruscamente, la tomo por la cintura y la tiro contra la mesa, sujetandola con todas sus fuerzas. al comienzo Helena penso que era otro de sus juegos, pero al ver que no la soltaba por mas fuerza que ella hiciera comenzo a asustarse. sus intentos de gritas fueron ahogados por una de sus manos y muy pronto se vio forzada a hacer algo que no queria.

retorciendose como una vivora y pataliando pudo zafarse por unos segundos, los cuales aprovecho para tomar un cuchillo que estaba sobre el aparador, pero sin tiepo de erguirlo entre sus manos, ya que él estaba sobre su espalda sujetandola mas fuerte que antes, con su cinto.

le vendo la boca y ojos con unos pañuelos y la llevo a su habitacion gritandole al oido que esta seria su ultima noche, que la intentara gozar porque de esta no pasaria.

muerta de miedo, la joven camino a tropiezos y callo sobre la cama.

ya no sentia las manos por que el torniquete que Enrrique le habia realizado estaba demaciado ajustado. sus ojos eran una sola mancha negra llena de luces de colores que la mareaban, y las manos del joven la tocaban por todo el cuerpo buscando no sabia que.

otra patada por lo bajo hizo que él se enfadara y, con el mismo cuchillo con que ella habia pretendido defenderse, le hizo la marca que ahora disimula con rubor.

el dolor que sentia en su pecho era aun mas fuerte que el que se podia sentir fisicamente, ya que estaban abusando de ella, y no era cualquiera, si no su mas confiado amigo. por su cabeza solo pazaba el terror, el miedo, y la mirada desorbitada de odio de su agresor.

no mas de una hora duro el martirio, pero para ella fue y sera eterno.

al terminar con sus locos deseos, Enrrique la desato, la ayudo a incorporarse y le hizo jurar que no lo delataria. entre las lagrimas y el rencor ella acepto.

él se retiro y la dejo sobre la cama, acurrucada sobre las sabanas ensangrantadas, con los ojos perdidos y un dolor que no la dejaria nunca mas.

dos semanas tardo en volver a hablar, en recomponerse de aquel estado, de volver a confiar en sus padres, que no la dejaban mas sola desde la noche que la encontraron tirada y desmayada.

sin titubear dio el nombre de su agresor, de lo que habia pasado y de lo que pensaba hacerle si se lo cruzaba en algun lugar.

para su suerte nunca mas lo vio, él la abria matado, ya que al mes lo encarcelaron dandole una sentencia de 25 años detras de las rejas putrefactas de la pricion.

M.V

Anuncios

Una respuesta to “no es una marca cualquiera.. es la marca del terror…”

  1. Por un momento pensé que te había pintado la onda “mujeres asesinas” pero veo que no lo mató..mejor así, que sufra en la carcel y si se puede que se la corten, como deberían hacer con estos hijos de puta.
    En fin, muy bueno…se me puso la piel de gallina a cada frase..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: